21 de maio de 2013

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva recibió, el viernes (17), ocho títulos de doctor honoris causa, en Argentina. Las universidades de Cuyo, San Juan, Córdoba, La Plata, Tres de Febrero, Lanús, San Martín y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales homenajearon al ex presidente en una ceremonia que tuvo lugar en el Senado argentino.

Para bajar fotos en alta resolución, visite el Picasa del Instituto Lula.

En su discurso, Lula recordó que el primer diploma que deseó fue el de tornero mecánico, del cual su madre mucho se enorgullecía. “La emoción al recibir ese primer diploma fue la misma que al recibir mi segundo diploma, el de Presidente de la República”, recordó. Para Lula, los ocho títulos recibidos hoy revivieron aquella emoción.

“Esos títulos no son un reconocimiento [solo] a Lula, sino a una década de transformaciones democráticas que vivió Brasil, Argentina y toda América Latina”, dijo. Él recordó además el papel del “compañero Néstor Kirchner” en ese proceso y dedicó el homenaje al ex presidente argentino. “Néstor, estos títulos también son para ti”.

E ex presidente Lula habló también de la importancia de la integración latinoamericana, uno de los focos de trabajo del Instituto que fundó. “Tenemos que trabajar juntos, destruyendo las barreras que nos separan y construyendo puentes que nos unan”, afirmó. Incentivó una mayor cooperación entre las universidades brasileñas y argentinas y homenajeó a los profesores y alumnos de las universidades argentinas que lucharon contra la dictadura militar. Lula habló del papel crucial de las relaciones entre Brasil y Argentina para la integración y bromeó diciendo que Argentina solo no puede hacer en el Mundial de Fútbol lo que le hizo Boca al Corinthians el último miércoles, o habrá un gran problema para la integración.

Lula terminó su discurso hablando de la crisis internacional. “Los que hoy están en crisis sabían solucionar todos los problemas de mi país”, declaró. Y habló de la falta de peso de las decisiones de los organismos multilaterales, afirmando que “uno de los grandes problemas que vivimos hoy es la falta de decisión política, porque faltan líderes políticos”. Terminó señalando una salida para la crisis: “Destinen menos dinero a salvar bancos y más a salvar vidas humanas”.