07 de junho de 2013

“Esté donde esté, a la hora que sea, la integración de América Latina será para mí siempre una profesión de fe. Porque no puedo concebir que hayamos nacido para ser pobres”. Al lado del presidente peruano Ollanta Humala, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva habló durante la mañana de este miércoles (5) a un público de 400 empresarios y políticos peruanos y brasileños en la celebración de los 10 años de la Alianza Estratégica entre los dos países, firmada por Lula con el entonces presidente peruano Alejandro Toledo, en 2003.

Para ver más imágenes y bajar fotos en alta resolución, visite el Picasa del Instituto Lula.

Para leer o discurso completo de ex presidente Lula, haga click aquí.

Lula y Humala festejaron las conquistas de estos diez últimos años. En la última década, el flujo de comercio entre Brasil y Perú pasó de US$ 650 millones en 2002, a US$ 3,7 mil millones en 2012, lo cual significa un aumento del 464%. Desde 2012, prácticamente todos los productos peruanos entran al mercado brasileiro con arancel cero. En 2017, lo mismo debe ocurrir con productos brasileños vendidos a Perú. La integración física también ha avanzado significativamente, con obras como la conclusión de la carretera Transoceánica, que conecta Brasil al litoral peruano, ofreciendo una alternativa de transporte de productos brasileños al Pacífico e impulsando la integración entre los dos países.

Sin embargo, Lula y Humala estuvieron de acuerdo con que esos números no representan el enorme potencial que existe para avanzar. El presidente peruano, que lo llamó a Lula “compatriota”, dijo que la integración entre Brasil y Perú es un camino natural. Para Humala, Perú es la salida natural de Brasil al Pacífico y Brasil es la salida natural de Perú al Atlántico.
Desafíos para el futuro
“Solos podemos ser más rápidos, pero juntos podemos llegar más lejos”, resumió el presidente peruano al final de su discurso. Humala recordó que Perú tiene un gran potencial en la agroexportación, pero no pretende vender solamente commodities, por eso está interesado también en la transferencia de tecnología, para cambiar el perfil del comercio peruano. Y, coincidiendo con Lula, enumeró desafíos de la integración, que van desde la infraestructura hasta la superación de barreras burocráticas. “Necesitamos hacer que [la integración] avance más rápido todavía”.

El presidente peruano planteó que uno de los desafíos es exactamente la violencia, muchas veces acompañada del narcotráfico. Humala dijo que la preocupación de los políticos debe ser por una sociedad más igualitaria y, para ello, adoptó políticas de combate a la pobreza, siguiendo el ejemplo de Lula en Brasil. Lula, por su parte, dijo que invertir en los pobres fue fundamental para el éxito económico de Brasil, incluso durante la crisis internacional, y que eso resulta en menos violencia y más ciudadanos.

El papel de los empresarios

Hablando a un público de empresarios, el ex presidente brasileño y el presidente peruano destacaron el papel importante de la iniciativa privada en la integración. Humala dijo que sería una locura no apoyar las inversiones en esa integración. Lula sugirió que los presidentes deberían viajar siempre con empresarios, porque son ellos los que tienen la capacidad de transformar las decisiones de los gobernantes en cosas prácticas. “Los empresarios deben asumir el rol de exigir que aquello que los presidentes firmaron se cumpla”. Humala agregó que, muchas veces, un funcionario de segundo o tercer escalón crea una dificultad burocrática que traba una excelente iniciativa gubernamental.

Miguel Vega Avelar, presidente de la Cámara de Comercio Brasil-Perú, que invitó al ex presidente al evento, hizo el discurso introductorio, en el cual presentó un número impresionante. En los últimos 10 años, Brasil y Perú tuvieron más encuentros empresariales que en los 280 años precedentes. “Juntos somos fuertes, poderosos. Como usted ha sido protagonista de esta historia, sea muy bienvenido a Perú, amigo de Perú y amante de América Latina. Sea usted siempre bienvenido entre nosotros”.
También habló Jorge Barata Simões, presidente del grupo Brasil. “Ésta no fue una década más. Fue ‘la’ década, con importantes cambios que han abierto oportunidades de desarrollo sin precedentes para la región”.
Por la tarde, Lula recibirá el título de doctor honoris causa de la Universidad Nacional Mayor de São Marcos, la más antigua universidad de las Américas, fundada en 1551.

El jueves (6), en Quito, Ecuador, Lula se encuentra con el presidente Rafael Correa y recibe la Condecoración de la Orden Nacional de San Lorenzo.

El viernes (7) por la mañana, Lula da una charla en la Cámara de Comercio Ecuatoriana Brasileña y por la tarde recibe títulos de doctor honoris causa concedidos por tres instituciones ecuatorianas: la Universidad Internacional de Ecuador, la Universidad Andina Simón Bolívar y la Escuela Superior Politécnica del Litoral.
El mismo viernes Lula regresa a São Bernardo do Campo.